El inesperado final de la historia del oso y el cuervo

El ave parece no tener escapatoria, pero la supuesta agresividad del mamífero se torna en algo inesperado

El inesperado final de la historia del oso y el cuervo
Este oso tiene en su mano la vida de un cuervo

Los comportamientos agresivos en el mundo animal son muy habituales. Ver luchas por el territorio o comportamientos amenazadores cuando un ser vivo es acorralado es lo más normal en la naturaleza. Hay excepciones, sin embargo, que dejan imágenes tiernas, pese a que sean tomadas en animales en cautividad.

Un zoológico de Hungría captó una escena poco común. Un enorme oso pardo, paseando dentro de su jaula, halló algo sorprendente dentro de su charca.

Un cuervo había caído en ella y era incapaz de escapar. Por mucho que revoloteara, sus alas cada vez pesaban más y sus plumas se empapaban, convirtiendo ese pequeño lago en una trampa de la que difícilmente saldría.

El oso, con paso lento pero impasible, se acercó lentamente al nervioso cuervo. El ave parece no tener escapatoria, pero la presunta agresividad se torna en una mano amiga en un abrir y cerrar de ojos.

Viviendo en cautividad, este oso tiene toda la comida que necesita, así que, con más curiosidad que hambre, el gran mamífero se acercó para sacar al ave de la charca. Torpemente, ayudándose de sus zarpas y de su boca, logró sacar al cuervo de su celda acuática.

Una vez fuera del agua, el animal quedó atónito. Expectante, esperó a percibir la reacción del oso que, lentamente, se alejó a seguir comiendo sus vegetales.

Las imágenes fueron captadas en junio de 2014, y desde entonces han acumulado más de 20 millones de visitas en YouTube.

La fuente : http://www.lavanguardia.com/