LA UNIÓ reclamará una línea de ayudas para los afectados por los incendios de estos últimos días

Ramón Mampel afirma que “los campos de cultivo en activo son una garantía para prevenir los incendios”

LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders solicitará tanto al Gobierno central como a la Generalitat una línea conjunta y cofinanciada de ayudas directas y otro tipo de exenciones cuando se extingan los incendios que afectan fundamentalmente a la provincia de Valencia, con el objetivo de paliar los daños que han sufrido aquellos agricultores y ganaderos afectados.

Las llamas de las últimas horas se han cebado en las comarcas de la Canal de Navarrés, la Costera, la Ribera, la Safor y el Camp de Morvedre y también ha habido pequeños incendios en parcelas de cultivos abandonados en la provincia de Castellón.

LA UNIÓ señala que no debe pasar como en el ú36877-77052-21831824ltimo gran incendio de junio-julio de 2012 en las provincias de Valencia y Castellón donde la cuantía concedida de ayudas fue muy baja, los trámites muy complicados con apenas tiempo de justificación y la gestión dejó mucho que desear por la descoordinación entre Generalitat y Ayuntamientos. Peor aún fue el incendio que afectó en 2007 a la comarca castellonense de l’Alcalatén, donde los afectados no cobraron finalmente sus ayudas por la descoordinación entre los diferentes Gobiernos (Central y Autonómico).

LA UNIÓ cree, a falta de conocer aún las evaluaciones oficiales del número de hectáreas calcinadas y cuántas de ellas estaban cultivadas, que las pérdidas directas serán muy importantes en cultivos como los cítricos pero también en el olivar, caqui, frutales, frutos secos o cereales y forrajes; así como en la ganadería (animales muertos, así como granjas o colmenas de apicultores quemadas o abejas asfixiadas). Por ello serán necesarias ayudas para que tanto la masa forestal como los diferentes cultivos y explotaciones ganaderas vuelvan a su actividad. Será muy importante aquí establecer corredores en las zonas afectadas por los incendios para que el ganado pueda pasturar porque en algunos lugares se habrán quedado sin pastos.

En este sentido, LA UNIÓ opina que una medida fundamental de prevención de incendios es la actividad ganadera por su acción de limpieza del sotobosque. Ante la ausencia del fomento de esta medida en el Programa de Desarrollo Rural autonómico, LA UNIÓ ya presentó hace tres meses una propuesta a la Conselleria de Agricultura para que en la próxima modificación del PDR se establezca una línea de ayudas para el fomento del pastoreo, incluida en esta línea de apoyo que además está cofinanciada.

Esta organización profesional agraria señala que los incendios son un golpe muy duro para el mundo rural, para sus habitantes y para la sociedad valenciana en general. No hay que olvidar que nuestras zonas de interior, desfavorecidas, tienen escasas alternativas económicas y que todo lo relacionado con la montaña: actividades agrarias y forestales, turismo rural, etc., se verá afectado por los incendios y supondrá más dificultades añadidas a las naturales para mantener a la población en el territorio rural.

LA UNIÓ señala que debe existir más sensibilidad hacia la agricultura o la ganadería pues se da la circunstancia que los cultivos abandonados actúan de elementos propagadores del fuego cuando se produce un incendio, así como también hay que fomentar el pastoreo.

Ramón Mampel, secretario general de LA UNIÓ, afirma que “un agricultor o un ganadero en activo en nuestras zonas rurales es una garantía para prevenir los incendios, dejarlos abandonar supone un mayor aumento de brigadas forestales. Es mucho más efectivo por tanto destinar más recursos en potenciar la agricultura o la ganadería en zonas boscosas que invertir posteriormente en muchos medios para apagar el fuego”. Mampel indica además que “si las llamas no han llegado afortunadamente a muchas de nuestras localidades es muchas veces porque los cultivos han actuado de cortafuegos”.

La fuente:http://www.elseisdoble.com/