«Perder el legado de Miguel Hernández fue un error político de magnitud histórica»

-¿En qué consiste el proyecto?-Será una pinacoteca de arte contemporáneo que expondrá buena parte de los cuadros de la exposición ‘La memoria del laberinto’ dedicada al poeta en su centenario en 2010. Una muestra de un alto valor artístico que incluye obras de Canogar, Castejón, Agulló, Coll, Pola Lledó… Artistas consagrados que aportaron obras para una monografía artística sobre Miguel Hernández, y que ya son municipales tras haber firmado la cesión todos los autores. Con las otras obras que no se podrán exponer por falta de espacio se montará una exposición itinerante para el que nos la pida. El centro tendrá, además, sala de lectura y biblioteca.

-¿Y la vertiente investigadora?-Estamos negociando con la Diputación de Jaén, propietaria del legado, un acuerdo para poder acceder desde aquí por internet a los fondos digitalizados de toda la documentación del poeta que salió de Elche. También queremos crear un gran archivo iconográfico que recopile imágenes sobre Miguel Hernández y su contexto histórico y literario. Así, los investigadores dispondrán en el centro de toda la documentación necesaria para sus trabajos, con acceso a múltiples fuentes documentales.

-¿Habrá acuerdos t99689758ambién con el Ayuntamiento de Quesada y el Museo Miguel Hernández/Josefina Manresa?-Sí, estamos también trabajando en una vía de hermanamiento cultural con Quesada y su museo para que puedan venir exposiciones temporales con partes del legado: un año las cartas, otro los poemas, después objetos personales… No tenemos el legado pero de esa manera lo vamos a tener… El alcalde, Carlos González, está muy interesado en este proyecto. Fue el primer alcalde en visitar el museo y su homólogo de Quesada ha venido también a Elche.

-Y para los que no sean investigadores o estudiosos, ¿qué ofrecerá el centro?-Vamos a organizar actividades de todo tipo en torno al poeta, como recitales y talleres didácticos para escolares. Para ese fin estamos adecuando el patio interior del centro. Será un lugar vivo y activo.

-Se le ve ilusionado con el proyecto, pero ¿no siente a la vez frustración por no tener aquí el legado, cuya permanencia en Elche usted negoció en el mandato de Alejandro Soler?-Que saliera el legado de Elche fue algo para no olvidar nunca. Fue un error político de magnitud histórica. No hubo opción a nada, no nos sentamos a negociar con el nuevo gobierno local del PP, ni se dignaron en levantar el teléfono para hablar con la familia. Una ruptura unilateral del acuerdo sin tratar de negociar con los herederos ni dar la oportunidad de reconducirlo, aunque no creyeran en él. Fue una muestra de desprecio, insensibilidad cultural y ceguera política. Era un convenio que, de haberse mantenido, podría haber dado alas a la proyección de la ciudad.

-El proyecto actual, ¿podrá tener el mismo efecto?-Vamos a tratar de reconducir de la mejor manera posible el protagonismo que Elche perdió para que lo recupere y la ciudad vuelva a ser un referente del mundo hernandiano. El alcalde, la concejal y todo el equipo de Cultura estamos implicados a tope en este proyecto. Es una nueva visión de lo que hay que hacer con la cultura y con Miguel Hernández. Por ejemplo, cuando la muestra ‘La memoria del laberinto’ comience a viajar a otras ciudades, será una magnífica embajadora de la creatividad y el dinamismo cultural de la ciudad.

-Hablemos de sus otras competencias, los museos municipales. ¿Va a haber cambios en su gestión?-De momento vamos a abrir una mesa para modificar los horarios desde la lógica y de acuerdo con las necesidades del público. Si queremos ser una ciudad con peso cultural, hay que hacerlo. No puede ser que a las seis de la tarde haya muchísima gente paseando por el centro, turistas incluidos, y los museos estén cerrados. Hay que racionalizar los horarios.

-¿Qué medidas tiene previstas para fomentar los museos?-Elche tiene una red de museos y espacios expositivos muy importante a la que hay que darle un impulso. Por una parte, vamos a intensificar la labor de promoción cultural, trayendo buenas exposiciones y promocionando a artistas locales. Queremos poner en marcha unos paquetes culturales, que consistirán en organizar actividades paralelas relacionadas con una exposición que esté en cartel. Como conferencias del propio autor o de expertos en su obra, conciertos de música clásica en la sala o en el museo (ya hemos hecho uno en el Contemporáneo), talleres didácticos con alumnos… todo ello arropando la exposición. Con ello queremos lograr que gente que no iría a ver la muestra acuda porque le gusta la música clásica o escuchar una conferencia… y de paso vea las obras expuestas.

-Algunos museos organizan actividades para niños. ¿También esa vertiente se potenciará?-La dinamización didáctica es fundamental, tenemos que unir cultura y educación, al margen de los talleres didácticos puntuales, que se mantendrán. El objetivo es que los museos se conviertan en aulas prácticas de los institutos. Los alumnos estudian materias como la prehistoria, el arte íbero, el barroco… materias que tienen su plasmación en los museos. Con arreglo a los planes de estudio, se pueden organizar visitas para que los chavales vean in situ lo que estudian. La ciudad puede ofertar a sus estudiantes una oportunidad que otras ciudades no tienen y que les pueden ayudar a estudiar mejor, preparar los exámenes con más conocimiento de causa y formarse mejor. Las concejalías de Cultura y Educación presentarán el plan a los profesores porque si ellos no se implican no hay nada que hacer. Incluiremos en este proyecto el MAHE, el MUPE y el MACE.

-¿Y qué lugar ocupa la investigación?-Los museos municipales no son solo escaparates, sino que desarrollan una labor de investigación importante, son centros vivos. Tenemos líneas de trabajo abiertas en arqueología y arte contemporáneo que no se conocen y tenemos que conseguir que esa actividad se visualice.

-¿También reordenarán los espacios culturales o se mantendrán como están?-Sí, es importante perfilar los usos de cada espacio, darles un sentido en función de sus características. Todo el mundo tiene derecho a exponer sus creaciones, pero hay que determinar los sitios. Así, hemos adscrito el antiguo centro municipal de exposiciones al Museo de Arte Contemporáneo, que pasa a ser la sala de exposiciones temporales del MACE. También se usará para hacer talleres, conferencias, audiovisuales o conciertos relacionados con las exposiciones en cartel. Así será con la exposición de José Luis Gutiérrez, ‘Macro y microcosmos’, que se inaugurará el 1 de julio. El artista ilicitano Joan Castejón cerrará el año con su exposición ‘La realidad de lo imaginario’, hará un taller para estudiantes universitarios de Bellas Artes y estamos gestionando proyectar un documental sobre el artista que se ha presentado en el Moma de Nueva York.

-¿Veremos grandes exposiciones, de las que hacen época?-Esa es nuestra intención, contar con grandes exposiciones. Por ejemplo, es incomprensible que Elche no haya visto nunca una exposición de Joaquín Sorolla. Estamos trabajando para poder traer una muestra del gran maestro del expresionismo español, a través del Consorci de Museus de la Generalitat, con el que estamos gestionando otras exposiciones más, así como con otras entidades.

La fuente: http://www.laverdad.es/