La Chanca se pierde en su intento de ser patrimonio

La provincia no crea un proyecto social y la Junta no invita a desarrollarlo Los primeros pasos, frustrados

La Chanca es uno de esos elementos urbanísticos que, perfectamente, están llamados a convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Lo es por su cultura, su historia y sus enclaves trascendentales para entender a la sociedad almeriense. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados por numerosos colectivos, incluso después de haber sido aprobada en el pleno de la capital la solicitud en 2011 y de haber sido aceptada por la Red Civil Española de la Unesco, la proyección del barrio como patrimonio sigue en el tinterio, en un cajón, o ni eso.

La administración regional podría impulsar un reconocimiento inmaterial, reconocer elementos de cohesión social y señas de identidad las obras literarias, pictóricas, fotográficas, cinematográficas, musicales y demás artes a las que La Chanca ha inspirado como colectividad. Sin embargo, debe contar con la sociedad almeriense, principalmente sus instituciones, para llevar a cabo este propósito.

La Junta puede proponer al Ministerio de Cultura la inclusión de La Chanca entre los integrantes del listado indicativo español de municipios, espacios naturales o eventos artísticos o culturales aspirantes a Patrimonio de la Humanidad. Una vez incluida la candidatura en el listado indicativo, éste pasa a engrosar la denominada lista global -conjunto mundial de propuestas- que durante un periodo no inferior a un año será estudiada por un comité de expertos de la Unesco, que decidirá o no la catalogación de La Chanca como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Sin presión ni proyecto social, la Junta no puede iniciar los trámites de exposición.

En la actualidad, 254 ciudades de todo el mundo gozan de este galardón, de las que 17 son localidades españolas, como Salamanca, Aranjuez, Segovia, Ávila, Oviedo, Cuenca, Cáceres, Toledo, Santiago de Compostela, Ibiza, San Cristóbal de la Laguna, Mérida y Alcalá de Henares, así como las ciudades andaluzas de Granada, Córdoba, Úbeda y Baeza. La Unesco decide si una ciudad, espacio natural o enclave artístico merecen la catalogación de Patrimonio de la Humanidad en virtud de la declaración de la ‘Convención para la protección del patrimonio mundial, cultural y natural’, celebrada en París en noviembre de 1972, en la que se recogen qué características deben reunir los enclaves candidatos para obtener tal distinción. Entre los valores tipo ‘universal excepcional’ estipulados en dicha convención que una ciudad debe reunir para ser declarada Patrimonio de la Humanidad figura “ser un ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano o de utilización de la tierra o del mar, representativas de una cultura (o de varias culturas), o de interacción del hombre con el medio, sobre todo cuando éste se ha vuelto vulnerable debido al impacto provocado por cambios irreversibles”. El Comité, compuesto por representantes de 21 Estados (España es uno de ellos, junto con Estados Unidos, Canadá, Israel, Marruecos, Túnez, Corea del Sur y Madagascar, entre otros) es quien dicta las instrucciones de carácter procedimental para la inscripción de los bienes culturales y naturales en la Lista del Patrimonio Mundial. rafael gonzález Vista aérea del barrio de La Chanca , situado junto al Puerto de Almería, es el barrio más antiguo de la capital almeriense.

En la provincia, el Club Unesco de Pechina, fueron los impulsores principales impulsores de La Chanca como Patrimonio de la Humanidad, al igual que el Foro de la Chanca , la Asociación de Vecinos la Traiña o Amigos de la Alcazaba.

Llevar este proceso adelante, sin duda, colaboraría de forma inimaginable a la puesta en valor de un barrio que un día fue gérmen económico, social y cultural. El barrio lo necesita. Sería clave

La fuente:http://www.elalmeria.es/