‘Glamping’: la nueva moda de viaje vacacional

Todos sabemos qué significa ir de camping: el contacto con la naturaleza, dormir en una tienda de campaña dentro de un saco, prescindir un poco de los lujos de nuestro día a día (por lujos me refiero a cosas como una superficie blanda sobre la que dormir) y acercarnos algo más a nuestro estado natural. Pero la edad o el espíritu muchas veces hacen que estas experiencias no sean tan buenas como querríamos. ¿Hay solución? Claro que sí: en unComo.com te contamos qué es el glamping.

  • Camping + glamour

La palabra glamping nace de la combinación de “glamour” y “camping“, lo que deja bastante claro de qué se trata esta nueva tendencia en turismo: acampar, sí, pero con glamour. Es decir, llevarse al medio de la naturaleza la tienda (aunque también hay otras modalidades como cabañas o casitas en los árboles), pero que esta sea más grande, tenga camas o colchones, evite la entrada de bichos, tenga electricidad… más lujo y glamour, en general.

  • Popular entre famosos

El glamping existe desde hace varios años, pero no se empezó a hacer popular hasta que el matrimonio formado por Scarlett Johansson y Ryan Reynolds se decantó por eimg_que_es_el_glamping_20589_300sta modalidad de camping para su luna de miel. A todos les sorprendió que la pareja decidiese pasar así esos días, hasta que se supo que no era una acampada cualquiera: se trataba del Clayoquot Wilderness Resort, un lujoso lugar de glamping en Canadá.

 

  • Más lujoso… y más caro

Y es que, si bien hay glamping para todos los gustos y bolsillos, lo cierto es que los que realmente dan esa sensación de glamour y lujo tienen precios prohibitivos. Es lo que tiene poder acampar como un marajá indio en el desierto o en una cabaña en un bosque pero con chimenea, baño privado y cama de lujo. Los precios pueden superar los 1.000 dólares la noche.

 

  • También en festivales de música

Si las únicas ocasiones en las que has hecho camping han sido en festivales de música y estás pensando que quizá ya eres un poco mayor para eso, tienes otra opción antes de caer en el hotel. Muchos festivales han empezado a incorporar también zonas de glamping: ellos proporcionan las tiendas, muchas veces con electricidad y superficies blandas sobre las que dormir, por lo que no tienes ni que buscar sitio, ni pelearte para montarla y desmontarla. Todo se ve un poco mejor, ¿verdad?

La fuente:http://ocio.uncomo.com/