El oso Arturo está en peligro

Su pronóstico es de ‘reservado a grave’. Sufre pérdida de apetito, de visión y olfato. También disminuyó de peso.

 El oso polar Arturo es un animal de casi 31 años. Según especialistas, el promedio de vida de los osos polares es de 21 años.

La Dirección del Zoológico de Mendoza informó que Arturo, el único ejemplar de oso polar con vida de Argentina, se encuentra en estado delicado, con pronóstico de reservado a grave.

Mediante un comunicado, la Dirección del Zoológico informó que ‘el aspecto de mayor preocupación es la pérdida de apetito, consecuente con la disminución de su peso en los últimos días y pérdida de visión y olfato‘. El ejemplar pasó por un procedimiento de anestesia el 10 de mayo, para determinar las causas del decaimiento generalizado. Luego de los estudios, el animal recuperó actividad pero se mostró cada día más renuente a recibir la medicación -la droga ahora se administra de forma inyectable- y últimamente también a recibir los alimentos a pesar de variados intentos para que el animal recupere su apetito, informó la dirección del zoo.

Arturo es un animal de casi 31 años, una edad muy avanzada para la especie, incluso en cautiverio, y no se encuentra en las condiciones físicas necesarias para ser trasladado a otro hábitat, porque se pondría en riesgo su vida, señalaron especialistas.

Esta aclaración se debió al pedido que presentó en la legislatura mendocina el mes de mayo el ambientalista Gabriel Flores, quien inició en 2014 un petitorio en la plataforma change.org. El petitorio, que juntó más de 420.000 firmas, fue para que el oso polar Arturo sea trasladado a una reserva de Canadá donde el entorno es más similar a su hábitat natural.

Es por eso, señala el comunicado del zoo, que se está trabajando en brindarle toda la atención y comodidades requeridas para superar este cuadro, así como para garantizarle una mejor calidad de vida en su recinto. ‘El oso está pasado de edad, ya que el promedio de vida de los osos polares es de 21 años y el ejemplar que está en el zoo de Mendoza tiene 31, por lo que está por encima del promedio de expectativa de vida‘, afirmó el director de la Fundación Teimakén, Eduardo Enrique Francisco, cuando atendió al ejemplar.

Arturo nació en 1985 en el zoológico de Colorado, Estados Unidos, y es la quinta generación de osos polares nacidos en cautiverio y desde hace más de 22 años vive en el zoológico mendocino, luego de que fuera trasladado en 1993 desde Buenos Aires.

 

La fuente: www.diariodecuyo.com