El último camping de Gavà se reinventa y apuesta por el turismo ecológico

El Tres Estrellas combina la estancia en parcelas y bungalows con los ‘Domo’s Hobbit’, una nueva corriente.

El camping Tres Estrellas de Gavà situado a pie de playa y poco más de 20 kilómetros del centro de Barcelona, ​​es el último superviviente de los grandes campings que hasta hace poco más de 10 años llenaban la franja litoral de Viladecans, Gavà y Castelldefels. Sin embargo, ha sabido reinventarse ofreciendo alternativas al turismo de camping convencional con una nueva apuesta por pequeños bungalows ecológicos y originals.

Circulando por la autovía de Castelldefels (C-31), aún son visibles los rótulos de algunos campings, 10 años después de que cerraran puertas casi a la vez la Ballena Alegre, el Filipinas o el Toro Bravo. El único que queda a pie de playa es el más pequeño de todos ellos: el camping Tres Estrellas de Gavà, que con 1.600 plazas, muy lejos de las 15.000 que ofrecían sus “hermanos mayores”, resiste a la proximidad del aeropuerto y en la ley de costas.

La presión urbanística y las expropiaciones para ampliar el aeropuerto del Prat, han hecho que de los nombres míticos sólo quede el que era el más pequeño de todos ellos, aunque ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

  • “NUEVAS EXIGENCIAS”El último camping de Gavà se reinventa y apuesta por el turismo ecológico

Según su director, Salvador Olivé, en estos años el camping ha sabido adaptarse a las nuevas exigencias del sector combinando con acierto sus puntos fuertes: contar con una playa “cerca de las tiendas” y la proximidad con Barcelona. Más del 50% de los clientes son extranjeros que buscan un entorno natural a pocos minutos de Barcelona y que hacen estancias cortas de dos o tres días. Con todo, y recordando tiempos pasados, el camping acoge unas setenta familias del Baix Llobregat y Barcelona que pasan los fines de semana y las vacaciones de verano en sus instalaciones.

Su director, Salvador Olivé, asegura que aunque mirar atrás “genera un punto de nostalgia”, el camping Tres Estrellas ha sabido en estos años adaptarse a los cambios del sector y satisfacer las nuevas demandas de los clientes. “Estamos cerca de Barcelona y en primera línea de mar y esto, bien empaquetado, tiene salida”, añade.

  • GLAMPING, UNA NUEVA MODA

Además de alquilar parcelas para tiendas y autocaravanas, el Tres Estrellas ha apostado fuerte por el ‘Glamping’, una nueva corriente con muchos seguidores en toda Europa que quiere acercar el mundo del camping todos los públicos ofreciendo alojamientos ecológicos y originales disponiendo de todas las comodidades y en contacto con la naturaleza. Así, aparte de los tradicionales bungalows, al Tres Estrellas se pueden encontrar propuestas como los ‘Domo’ s Hobbit’, unas construcciones ecológicas muy originales y que han tenido muy buena aceptación.

Actualmente el camping abre ocho meses al año, entre marzo y octubre, y el 50% de su clientela es extranjera. Durante la temporada baja se compone básicamente de grupos de estudiantes que quieren estar a 20 minutos de Barcelona en transporte público sin renunciar al contacto con la naturaleza, y durante los meses de verano, cuando se cuelga el cartel de completo, se añaden familias que recorren Europa de camping en camping y que hacen parada en Barcelona y turistas que pasan el día en la ciudad y por la noche quieren disfrutar de la playa.

En la mayoría de los casos las estancias en Tres Estrellas son cortas, de dos o tres días de media, cuando en el resto de campings similares de la Costa Brava o Dorada la estancia media se acerca a la semana. Con aviones pasando continuamente por encima del camping, su director asegura que la proximidad con el aeropuerto es “más una oportunidad que un problema”. “Estamos a cinco minutos del aeropuerto y esto es un punto a favor para muchos clientes”, destaca.

La fuente: http://www.elperiodico.com/