El lobo ibérico está casi extinguido en la provincia. Sin embargo, hasta bien avanzado el siglo XIX fue habitual por todo el territorio. En el caso de Alcalá, se avistó algún ejemplar hace solo unos años en la zona de Ermita Nueva. La toponimia del lugar deja patente la presencia de cánido, con nombre como el Llano del Lobo, junto a Santa Ana, y el Portillo del Lobo, cerca de la aldea de La Rábita.

El biólogo sevillano José Luis Medina-Gavilán prepara un estudio etnográfico para dejar constancia de una costumbre de Alcalá la Real que le dio a conocer su suegra, María Dolores Martín Baeza, a quien a su vez se la transmitió su progenitor, José Martín Ramos (1915-1961). El ritual consistía en una especie de superstición en la que cualquier persona que se cruzaba con un lobo en los montes se aflojaba o desataba la faja de la cintura, dejándola descorrida sobre el suelo a modo de cola mientras caminaba, para evitar que el animal lo atacara. “Mi suegra, cuando era adolescente, la oyó contar repetidas veces a su padre, conocido como El Costeño, que trabajaba, en el primer tercio del siglo XX, en el transporte de pescado y recorría las sierras”, dice el investigador. Desde adolescente el alcalaíno viajaba en burro hasta Málaga para surtirse de género que vender luego con su hermano. Con la idea de corroborar esta tradición, José Luis Medina-Gavilán ha elaborado una breve encuesta, disponible en el enlace de internet https://goo.gl/yyRgRd. El autor del estudio explica que la asombrosa costumbre también está documentadANIMAL IMPONENTE. Lobos en Sierra Morena, un animal casi extinguido en la provincia.a en un testimonio, correspondiente a Cazorla, incluido en la antología de González Ripoll a principios de los años 70 del siglo XX, que, a juicio del biólogo, confirma que la conducta descrita fue real y estuvo extendida por las sierras de Jaén. Por eso, le interesa que conteste el cuestionario anónimo sobre todo personas mayores vinculadas con el mundo rural. “Aunque el poder efectivo de esta estratagema [en alusión a la costumbre] puede quedar más en el campo del folclore que en el de la realidad, se trata de una muestra etnográfica local digna de ser apreciada, conocida y mantenida en el imaginario colectivo”, subraya Medina-Gavilán. El objetivo del proyecto es enriquecer el patrimonio inmaterial de Alcalá y rescatar un “tesoro cultural” prácticamente borrado de la memoria colectiva de los habitantes de la comarca de la Sierra Sur.

La fuente:http://www.diariojaen.es/